Todas las mañanas uso los 35 minutos de viaje en metro para responder mails. Soy un tipo eficiente .

Mientras desayuno descargo los correos que responderé mientras voy camino a la oficina. La conexión 3G no funciona durante varios tramos, así que de esa manera me aseguro de tener lo que necesito. Soy precavido.

Cada mañana salgo a la misma hora y me ubico en el mismo vagón, tras la línea amarilla que me indica el lugar donde debo esperar. Tengo un playlist para cada día de la semana. Soy muy ordenado.

Ese día salí 7 minutos más tarde. No diré porqué. Como no pude acomodarme en el espacio que está entre la entrada y los asientos del vagón me tomé del pasamanos más cercano.

Apenas pude comencé el ritual de mi viaje, sin embargo, ese día tenía menos correos que contestar. La noche anterior ya había respondido varios porque me había quedado hasta muy tarde. No diré porqué.

Me di cuenta de que muchas de las canciones de mi playlist ya me estaban aburriendo, me gustaban, pero mi reloj biológico ya se había acostumbrado a oírlas, y saber cuál vendría después me generó una sensación de fastidio.

Adelanté una a una las canciones hasta llegar al final de mi playlist. Miré el letrero para saber dónde estaba: aún faltaban cuatro estaciones. Observé a mí alrededor. El vagón se había vaciado en la estación anterior: se subió una persona y bajaron tres.

Quería evitar a toda costa el silencio del viaje que sólo era interrumpido por los chirridos de las ruedas del tren, así que me apuré en encontrar las canciones de mi banda favorita. No diré cuál es.

Comparte para desbloquear el finalimage/svg+xml

Desbloquea el final de esta historia usando uno de los botones para compartir a continuación.